Sara Simón, consejera de Igualdad. | D. ESTEBAN | JCCM

TOLEDO.- El problema no son los cursos de costura, cocina, estética o manualidades "para mujeres" ofertados por el Ayuntamiento de Tomelloso, sino que a ellos se reduzca "la única política de igualdad" que desarrolla el municipio ciudadrealeño.

Así lo ha manifestado la consejera de Igualdad de Castilla-La Mancha, Sara Simón, quien considera que con ellos se deja de trabajar por una sociedad más igualitaria y justa, al ofrecer a las mujeres "las labores que se realizaban en el hogar y estereotipadas para ellas".

De este modo ha contestado al alcalde de Tomelloso, Javier Navarro, quien tras las críticas recibidas aseguraba en las redes sociales que ya la anterior alcaldesa, la socialista Inmaculada Jiménez, firmó un curso parecido el año pasado y "nadie se escandalizó".

Simón ha confirmado que, efectivamente, los cursos que ahora son objeto de polémica ya se realizaban con el anterior gobierno local del PSOE, pero ha insistido en que el problema no son los cursos, sino que el Ayuntamiento de Tomelloso solo destine a las mujeres estas actividades, mientras que antes se llevaban a cabo otras políticas sobre desarrollo y empoderamiento de las mujeres.

En este sentido, ha recordado que hay muchas asociaciones de mujeres que realizan actividades similares, "pero que también se reúnen en espacios en los que hablan, se empoderan y generan redes", por tanto "no es criticar los cursos como tal, sino que las únicas políticas que se realicen hacia las mujeres sean estas".

La consejera de Igualdad se ha mostrado preocupada por el hecho de que los pactos firmados tras las elecciones del pasado mayo, que "permitieron entrar en las instituciones a partidos con postulados que chirrían en el siglo XXI, solo se traducen en carteles que recuerdan a épocas pasadas, en eliminar puntos violeta o en quitarle el apellido de machista a la violencia que sufrimos las mujeres por el mero hecho de ser mujeres".

Por su parte, también desde el Gobierno regional, la consejera portavoz, Esther Padilla, ha considerado que "el problema" no es que se oferten talleres de costura, cocina o manualidades, puesto que "todo es enriquecedor", sino que se haga "solo y exclusivamente para mujeres".

Así lo ha señalado, al ser preguntada al respecto en rueda de prensa, donde ha calificado de "muy llamativa" la selección de actividades "para las mujeres" planteada por el Ayuntamiento de Tomelloso. Una oferta "muy sesgada", que se podría haber complementado "con otras acciones, programas para hombres y mujeres, a los que pudiera apuntarse cualquier persona".

Y es que, ha continuado Padilla, "cuando se eliminan concejalías; se hacen programas solo para mujeres, que solo les falta poner 'sus labores', el problema está ahí".

También se ha pronunciado en esta misma línea el presidente del grupo socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, Ángel Tomás Godoy, quien ha recordado algunas de las medidas llevadas a cabo por los gobiernos del PP y Vox en distintos puntos de la región, como la eliminación de puntos violeta, la supresión de cursos de fútbol para niñas o eliminando concejalías de Igualdad. "Esto es un mensaje terrible para la sociedad", ha argumentado, por lo que "el PP de Castilla-La Mancha no puede permanecer ni un minuto más en silencio".

Silencio que no ha sido tal, puesto que ya este martes a través de las redes sociales los populares tildaban de "ridículas" las críticas lanzadas desde el PSOE, y hoy ha sido su portavoz en las Cortes, Carolina Agudo, quien ha insistido en esta línea, argumentando que se trata de unos talleres dirigidos a mujeres que ha vuelto a renovar el ayuntamiento y que "eran ya antecesores del gobierno socialista en la anterior legislatura".

Por ello ha considerado que en el Gobierno de Castilla-La Mancha "no hay nadie al volante de las decisiones que se toman" y 2no paran de hacer el ridículo demostrando que son unos auténticos imprudentes".

Por su parte critica la "sobreactuación" del PSOE de Castilla-La Mancha, "al igual que hace Page", lo cuales les llevó "a pegar ese resbalón" y cayera con ellos "todo el argumentario del PSOE".

"EJEMPLO DE LA POLÍTICA DE INVOLUCIÓN"

Pero no solo desde el ámbito político se han producido reacciones a los cursos "para mujeres" ofertados por el consistorio tomellosero. Desde el sindicato Comisiones Obreras consideran que el ejemplo de Tomelloso es "una muestra más de cómo quieren devolver a la mujer a las tareas del hogar del franquismo".

Así lo ha señalado la secretaria de Mujer y Políticas LGTBI de CCOO CLM, Rosario Martínez, quien considera que es un ejemplo de la "política de involución que el binomio derecha-ultraderecha quiere aplicar a los avances en igualdad".

Del mismo modo, Martínez ha recordado a los gobernantes del municipio ciudadrealeño que con esta iniciativa se incumple el mandato constitucional de "promover la igualdad real y efectiva".

En este sentido, recuerda que "primero fueron las concejalías de las mujeres y de igualdad, después llegaron con la censura a obras de teatro en las que se defendía la igualdad y la libertad, y ahora toca 'formar' a las mujeres para ser 'buenas amas de casa', devolver a las mujeres al ámbito dodméstico, de las labores del hogar", ha señalado la secretaria de Mujer y Políticas LGTBI de CCOO CLM, para quien "está calro" que a la derecha y la ultraderecha "es el espacio en el que más les gusta tener a la mujer".

Pero para Rosario Martínez, la cuestión no está solo en las "actividades para la mujer", tal y como reza el cartel que las anuncia, sino que incluso este, estéticamente, "parece rescatado de la Sección Femenina de la Falange", cuyo propósito -recuerda- "era el de devolver a las mujeres al hogar, además de desmontar la cultura republicana que había permitido el reconocimiento de sus derechos". Y es que, aunque han pasado 85 años, subraya, "la esencia y el tufo que destila sigue siendo el mismo".