Isabel Rodríguez durante su etapa en el Congreso de los Diputados. PeriódicoCLM

CIUDAD REAL.- La alcaldesa de Puertollano, Isabel Rodríguez García (1981), acaba de ser nombrada portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial por el presidente Pedro Sánchez, quien este sábado ha anunciado los cambios producidos en el seno de su Ejecutivo, tras varias semanas de rumores sobre la previsible remodelación del Consejo de Ministros.

Un nombramiento que ha sido avanzado por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page durante el Comité Regional del PSOE reunido esta mañana en Toledo, donde el anuncio ha sido recibido con la ovación de los cuadros socialistas.

Publicidad

Aunque nació en Abenójar hace 40 años, la vida de Rodríguez siempre ha estado vinculada a la ciudad minera y, desde joven, a la política castellanomanchega. Una carrera que empezó muy pronto, cuando se afilió a las Juventudes Socialistas, llegando a ser nombrada secretaria general en la provincia de Ciudad Real, cargo que ocupó desde 2005 hasta 2008.

Un año antes, cuando se licenciaba en Derecho por la Universidad de Castilla-La Mancha, obtenía un escaño en la Cámara Alta por la circunscripción de Ciudad Real, convirtiéndose con tan solo 22 años en la senadora más joven de la historia de España.

En 2007, renunció a su escaño en el Senado para ser nombrada directora general de Juventud en la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, gobernada entonces por José María Barreda, quien en septiembre de 2008 acabó nombrándola portavoz de su Ejecutivo. Apenas un par de meses antes, había sido elegida para ocupar la Secretaría de Comunicación y portavoz del PSOE castellanomanchego.

Labores de Portavocía, por tanto, que no son ajenas a Rodríguez y que ahora asumirá en otro nivel de la Administración, tras la llamada de Sánchez. Tarea que desarrolló en Castilla-La Mancha hasta junio de 2011, cuando tras la victoria electoral del PP de María Dolores de Cospedal, los socialistas quedaban fuera del Palacio de Fuensalida por primera vez.

Tan solo unos meses después, en noviembre de 2011, volvió a dar el salto a la política nacional al obtener un escaño en el Congreso de los Diputados por la provincia de Ciudad Real, compartiendo bancada hasta marzo de 2019 con el también ciudadrealeño José Maria Barreda.

Tras la victoria de Sánchez en las primarias del PSOE de 2014, fue nombrada secretaria general adjunta del Grupo Parlamentario Socialista, y se convirtió en uno de los rostros más visibles del primer equipo de Sánchez, al igual que el nuevo jefe de Gabinete, Óscar López.

La llegada del multipartidismo y del bloqueo político, daría pie al primer distanciamiento entre el secretario general del PSOE y Rodríguez, quien hasta entonces había sido una de sus valedoras. La fatídica noche del 1 de octubre de 2016, en la que el Comité Federal del partido acababa con la dimisión a marchas forzadas de Sánchez, y la decisión de que los socialistas facilitarían la investidura de Mariano Rajoy con la abstención de algunos de sus diputados, marcaría un punto de inflexión en la relación.

Y es que Rodríguez sería precisamente una de las diputadas que se abstendrían en esa votación en el Congreso, acatando la decisión adoptada por el Comité Federal del partido y convencida de que "en un futuro" se comprendería que "lo hicimos pensando en el bien de nuestro país para desbloquear la situación".

Durante las primarias del PSOE de 2017, se alineó con los barones críticos y la vieja guardia del partido, apoyando la candidatura de Susana Díaz. Una posición que, apenas un par de meses después, habría contribuido a su salida de la dirección del grupo parlamentario socialista para hacer hueco a Sofía Hernanz, a quien Sánchez había propuesto sin éxito para la Mesa de las Cortes. Asumía entonces la Presidencia de la Comisión de Justicia, tras la renuncia de Margarita Robles, que había sido nombrada portavoz del grupo socialista, y con quien ahora compartirá mesa en el Consejo de Ministros.

Después de tres legislaturas en el Congreso, Rodríguez era llamada de vuelta a la política más cercana y se postulaba como candidata a la Alcaldía de Puertollano. Fue la única aspirante en las en las primarias para sustituir a Mayte Fernández, y en las elecciones de mayo conseguía revalidar el Ayuntamiento para los socialistas, aunque perdiendo la mayoría absoluta, por lo que necesitó pactar con Izquierda Unida.

Ahora, Rodríguez será la voz de un Gobierno que destaca, en palabras de Sánchez, por la "renovación generacional, la paridad de género y la presencia de perfiles procedentes de la acción municipal". De la hasta ahora alcaldesa, Sánchez ha destacado su "compromiso social" y su experiencia de gestión.

La regidora socialista recupera tras más de dos años la confianza del presidente del Gobierno, después de un discreto proceso de reconciliación que también han emprendido figuras como José Luis Rodríguez Zapatero, Guillermo Fernández Vara o Ximo Puig.

Vuelve a la política estatal por lo más alto, asumiendo grandes retos como el diálogo con el Govern independentista, y convirtiéndose en el rostro del Ejecutivo que asumirá la recuperación económica y la modernización del país tras la pandemia.