La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un acto del PSOE. ARCHIVO

TOLEDO.- La alcaldesa de Toledo, miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE y persona cercana a Pedro Sánchez, Milagros Tolón, está convencida de que el actual presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page "debe" ser el candidato socialista a las autonómicas de 2023.

Así de rotunda se ha mostrado la regidora toledana al ser preguntada por las declaraciones que este mismo lunes ha realizado García-Page en una entrevista radiofónica en las que señalaba que aún no ha decidido nada al respecto y que quizás en dos años él no sea el mejor candidato.

Publicidad

Para Milagros Tolón está claro que Page "debe" ser quien encabece la lista del Partido Socialista en las próximas autonómicas y revalidar así la Presidencia de la Comunidad Autónoma, puesto que cuenta con una amplia mayoría y "está haciendo una buena gestión".

Pese a las discrepancias y tensiones que (al menos a través de los medios de comunicación) Tolón mantiene con García-Page, la última de ellas a costa del futuro del Hospitalito del Rey, la alcaldesa de Toledo se ha mostrado firme en su posición respecto a quién debe ser el candidato a la Junta en dos años. "Ya hemos visto que ha ganado dos elecciones y no hay dos sin tres", ha sentenciado.

Pero antes de tomar una decisión sobre si se presentará o no a la reelección, García-Page deberá salvar otro trámite, como es el de revalidar la Secretaría General del PSOE en la región, en el marco del XII Congreso Regional del partido fijado para los días 30 y 31 de octubre.

Será el próximo 30 de julio cuando se abra el plazo para la presentación de candidaturas, que en caso de ser más de una llevarían a una votación a celebrar el 26 de septiembre.

Cabe recordar que en 2017 se tuvo que recurrir a las primarias, que finalmente ganó Page al imponerse con el 71 por ciento de los votos al otro candidato, el alcalde de Azuqueca de Henares, José Luis Blanco, afín al 'sanchismo'.

Un proceso en el que se dejó clara la importancia que para García-Page tenía que una y otra condición, la de secretario regional del partido y candidato a la Presidencia de la Junta, vayan ligadas.