"No hay de eso en la región", asegura Fresneda sobre las macrogranjas en Castilla-La Mancha.

TOLEDO.- La polémica sobre las macrogranjas sigue dando que hablar en Castilla-La Mancha, donde esta semana entra en vigor la moratoria sobre las explotaciones ganaderas de porcino. Un tipo de instalaciones que, según el secretario general de Asaja en la región, José María Fresneda, no existen en esta comunidad autónoma.

Así se ha pronunciado en rueda de prensa al ser preguntado por la entrada en vigor de la moratoria, lo cual ha lamentado, porque significa que "han triunfado las macromentiras".

Fresneda ha asegurado que en Castilla-La Mancha "no hay de eso", sino que lo que hay son "granjeros que se la juegan económicamente, sin subvenciones, para montar una granja".

"Si hoy entra en vigor, pues enhorabuena", ha señalado el representante de Asaja, porque "ha triunfado la macromentira sobre el tema de las granjas de porcino". Una 'macromentira' que dice ha contado con la "colaboración" del Gobierno de Castilla-La Mancha, la única de España y de Europa en la que se ha aprobado una moratoria de este tipo.

Una moratoria sobre la que ya hace semanas esta misma organización anunciaba la convocatoria de movilizaciones, en las que aseguraban estar "en guerra" y amenazaban con llegar a sacar los cerdos a la calle. Acciones de protesta sobre las que todavía no hay noticia, y aunque Fresneda insiste en que se van a convocar "porque son necesarias" para que la opinión pública sepa "la verdad de lo que está pasando", no ha especificado cómo ni cuándo se llevarán a cabo.

Cabe recordar que esta moratoria fue anunciada por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, el pasado mes de diciembre en la localidad albaceteña de Cenizate, y aprobada en las Cortes el 13 de enero con los votos de los diputados del PSOE, que hicieron valer la mayoría absoluta para sacar adelante la ley de Medidas Tributarias y Administrativas, en la que la moratoria de las macrogranjas es solo uno de sus puntos al contemplar también toda una batería de medidas tributarias, entre ellas la supresión de la tasa para las licencias de caza y pesca, que también entra ahora en vigor.