El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante la presentación del libro ‘Los prelados de Toledo’, en la Sala de los Concilios del Arzobispado de Toledo. Foto: Esteban González

TOLEDO.- La Sala de los Concilios del Arzobispado de Toledo acogía la tarde de este lunes la presentación de una edición ampliada del libro 'Los primados de Toledo', que ha corrido a cargo del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien también es prologuista de este manual biográfico.

Un acto donde el también líder regional del PSOE ha aprovechado para opinar sobre la importancia del catolicismo en España, y es que para García-Page "una parte sustancial del Estado, para aquellos que no quieran reconocerlo o respetarlo, la conforman las creencias religiosas".

Publicidad

En este punto, considera que es "absurdo omitir que la más mayoritaria es la católica", por lo que "cualquiera que se plantee gobernar en España sin reconocer la importancia que tiene hoy, tiene una discapacidad para el gobierno verdaderamente importante", como si le faltara "un órgano del cuerpo".

Durante su intervención, el jefe del Ejecutivo castellanomanchego ha destacado la capacidad de "escucha" que tiene la Iglesia católica, algo que en su opinión "es una ventaja frente a las encuestas que utilizamos los partidos políticos", ha dicho.

"Del mismo modo que la Iglesia debe ser permeable, también creo que es un ejemplo en organización", ha reconocido, convencido de que "seas o no creyente" es evidente que la Iglesia "se ha hecho valer en tiempos duros y difíciles".

A su juicio, la historia de este país va intrínsecamente unida a la de la Iglesia, por lo que "es bueno que haya instituciones como la Iglesia y como la primatura de Toledo", ironizando con el hecho de que, tal y como está el Estado, "a la Iglesia le conviene la separación" para recordar que en todas las acciones importantes que han tenido lugar a lo largo de la historia de España "siempre ha habido detrás un arzobispo de Toledo".

El presidente regional ha destacado su amistad con algunos prelados toledanos como Marcelo González, Francisco Álvarez, Braulio Rodríguez y el actual, Francisco Cerro, al que se ha referido con "especial empatía, respeto y cariño", y ha señalado que espera que los arzobispos de Toledo que tengan que venir en el futuro "estén a la misma altura" de los que ha conocido.

Finalmente ha invitado a leer el texto presentado, que ha calificado como un magnífico libro "que no es a mayor gloria de la Iglesia, sino para que la ciudad y la sociedad presuma", ha afirmado.

También ha participado en el acto la alcaldesa de Toledo, la también socialista Milagros Tolón, que ha considerado "un placer" compartir la presentación de esta segunda edición con el arzobispo emérito, Braulio Rodríguez, hijo adoptivo de Toledo, así como con el arzobispo Francisco Cerro, con quien ha dicho que desde el gobierno municipal han compartido "dificultades en este año y medio", debido a la pandemia.

Respecto al libro, ha explicado que "estamos ante la actualización de una obra que recoge los perfiles de los arzobispos de la Diócesis hasta nuestros días, con semblanzas y datos biográficos de cada uno de ellos" y se ha mostrado convencida de que esta obra "será de gran utilidad para investigadores e historiadores, y también para aquellos que quieran acercarse a la historia de Toledo, pues esa historia no se entiende sin la trascendental huella de la Iglesia en la ciudad".

La regidora ha indicado también que la aportación de la Iglesia en Toledo ha ido más allá de lo arquitectónico y de lo artístico, y ha supuesto que Toledo cuente "con una impronta espiritual y humanista, que nos ha permitido alcanzar el título de Patrimonio de la Humanidad, un hito logrado por el patrimonio material, por la cultura y la historia de una ciudad milenaria", ha aseverado.