La consejera portavoz, Esther Padilla, durante la rueda de prensa en la que ha hecho balance de 2023| A. PÉREZ | JCCM

TOLEDO.- Búsqueda de consensos, moderación y estabilidad han sido las claves de este 2023 para el Gobierno de Emiliano García-Page en Castilla-La Mancha. Un año de evaluación en las urnas que el socialista ha salvado con creces, volviendo a obtener para su fórmula la confianza mayoritaria de la ciudadanía, al tiempo que la región ha seguido creciendo, superando los efectos de la crisis sanitaria protagonista de la anterior legislatura y ampliando sus compromisos con la igualdad y el diálogo social, los cuales quedarán blindados en el nuevo Estatuto de Autonomía.

Así lo ha señalado la consejera portavoz del Ejecutivo castellanomanchego, Esther Padilla, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este miércoles en Toledo para hacer balance de lo acontecido en este 2023 que está a punto de terminar. Un año electoral en el que se producía un importante cambio en el mapa municipal y autonómico, fruto de los resultados de las urnas, pero también "de las alianzas del Partido Popular con la ultraderecha para formar gobiernos", ha recordado, y en el que las campañas electorales han estado marcadas por la "agitación" implantada por los populares en el conjunto de España y también en Castilla-La Mancha.

Un contexto de "polaridad" y "ruptura" en el que, sin embargo, los castellanomanchegos volvieron a mostrar su respaldo a Emiliano García-Page y las políticas desarrolladas por su gobierno en las dos legislaturas anteriores, otorgándole una nueva mayoría absoluta. Resultado que fue "un reconocimiento a una manera de gobernar moderada, de defensa del diálogo, de la igualdad, de la unidad y de los intereses de Castilla-La Mancha por encima de cualquier otro".

Cita electoral del 28 de mayo a la que se llegaba tras superar la crisis generada por la pandemia de covid, sin realizar recortes como hizo el gobierno del PP durante la crisis económica, pero sí reforzando la sanidad, la educación y los servicios sociales, "cambiando los despidos por las contrataciones y las tijeras por la inversión", ha recalcado Padilla.

Una legislatura en la que Castilla-La Mancha fue la que mayor gasto sanitario dedicó a combatir el covid, con más de 9.000 contrataciones de profesionales sanitarios, pero también la que mayor apoyo dio a las empresas, con una inversión superior a los 350 millones de euros.

Y a pesar de la crisis sanitaria, el Ejecutivo de García-Page llegó a las elecciones con "cerca del cien por cien de su programa de gobierno cumplido" y sin utilizar la crisis como excusa para no hacerlo.

Así, se duplicó el número de personas atendidas en el sistema de la dependencia -son ya 70.000-; en educación se ha reducido el fracaso escolar en más de ocho puntos; "redujimos las listas de espera post pandemia más que ninguna otra región" y se crearon 100.000 puestos de trabajo, con una reducción del paro "a menos de la mitad" en el primer semestre de 2023, al tiempo que se batían récords en exportaciones.

Pero también en la legislatura 2019-2023 Castilla-La Mancha fue "la región donde posiblemente más acuerdos" se alcanzaran con agentes sociales, empresarios, partidos políticos y organizaciones sociales. Diálogo que es "seña de identidad" de este Gobierno, ha subrayado la consejera portavoz, quien ha recordado también que consolidar el pilar del diálogo social es precisamente uno de los compromisos del presidente regional en el inicio de esta XI Legislatura.

Un compromiso que escenificaba siendo los agentes sociales los primeros en reunirse con Page en este nuevo mandato. Encuentro del que salía el firme propóstico de "blindar" el diálogo social en el nuevo Estatuto de Autonomía, como "elemento de crecimiento" para la la región.

Diálogo que también se ha establecido con los alcaldes y alcaldesas de las cinco capitales de provincia, así como las ciudades de Toledo y Puertollano, con los que García-Page se ha reunido también en estos primeros meses de legislatura, convencido de que gobernar implica "entenderse por encima de los colores políticos y avanzar en temas comunes". Y es que, ha precisado Padilla, "ir de la mano siempre es beneficioso para los ciudadanos y ciudadanas de esta región", como ya se demostró en las dos legislaturas anteriores.

Encuentros que han servido para cerrar acuerdos, algunos de los cuales ya se encuentran recogidos en los presupuestos para 2024, aprobados en las Cortes el pasado día 20 con la mayoría socialista, los cuales entrarán en vigor el próximo 1 de enero. Cuentas que ascienden a 12.474 millones, de los cuales 8.000 se destinarán a gasto social -cerca de la mitad destinados a sanidad-; 1.400 millones para agricultores y ganaderos, y más de 500 millones se destinarán a atraer inversión y crear empleo.

Un presupuesto "serio y social", ha defendido Esther Padilla, que se plantea tras haber sido "ejemplo de estabilidad" pese a la complicada situación de la geopolítica mundial y la política nacional. Contexto en el que Castilla-La Mancha, pese a ser la octava en número de habitantes, es la sexta comunidad autónoma con mayor presupuesto de España, "con unas cuentas con déficit cero" y sin incrementar los impuestos.

Clima de estabilidad que ha llevado a reducir más de la mitad la tasa de desempleo que se encontró García-Page al llegar al Gobierno en 2015, pasando del 27 por ciento al 11,8 por ciento actual; se han captado 244 proyectos de inversión y reinversión internacional -31 de ellos en los seis meses transcurridos de la presente legislatura-, y la creación de empresas ha aumentado un 35,4 por ciento.

Junto a ello se han puestos en marcha planes de empleo que han ayudado a miles de familias desde 2015 y en este 2023 se han vuelto a reeditar con el acuerdo con las cinco diputaciones provinciales, lo cual permitirá que más de 7.100 personas vayan a tener una oportunidad laboral; y se ha dado luz verde a la nueva oferta de empleo público con 3.300 plazas.

Medidas todas ellas acompañadas del compromiso de "no dejar a nadie atrás", por lo que han doblado esfuerzos en "proteger y atender a los más vulnerables".

En este sentido, Padilla ha hecho referencia a la cobertura de plazas residenciales para mayores -la segunda comunidad autónoma en el conjunto nacional-, la estrategia contra la soledad no deseada o la atención a la dependencia.

IGUALDAD Y LIBERTAD SIN CENSURA

Pero además de la gestión realizada por el Gobierno de García-Page, Padilla ha destacado también durante su intervención las "consecuencias" que ha traído el nuevo escenario político salido de las urnas el pasado mes de mayo, como la modificación de leyes por parte del PP y Vox allá donde gobiernan, "condenando a sus ciudadanos a ser menos iguales, especialmente a sus ciudadanas".

Y es que, ha recordado la consejera portavoz, no basta con asegurar ser defensores de la igualdad y la diversidad, sino que "hay que ser garante de dos herramientas fundamentales" para ello como son la legislación y el presupuesto.

"No sabemos muy bien qué entiende el PP cuando habla de defensa y avance de los derechos", ha señalado Padilla, puesto que "hace lo contrario en los boletines oficiales y en los presupuestos que dan forma a esas políticas".

Sin embargo, en Castilla-La Mancha "lo tenemos muy claro", ha recalcado, puesto que el Gobierno de García-Page es "un valor seguro para garantizar y consolidar los derechos sociales", tal y como se ha demostrado en estos primeros meses de la legislatura.

"La igualdad es el horizonte que nunca dejará de mirar este gobierno", ha señalado, antes de asegurar al movimiento feminista que el Ejecutivo de Page "siempre será su aliado". "Celebramos lo conseguido en las últimas décadas, pero sabemos que hoy la toma de conciencia no es suficiente para hacer frente a la desigualdad estructural que sufren las mujeres", ha recalcado, y para ello "se necesitan políticas de promoción de la igualdad y presupuesto".

Voluntad política que en Castilla-La Mancha se va a demostrar también "con hechos", convirtiéndose en la primera región que blinde en su Estatuto la igualdad, "para que nadie pueda ponerla en duda y siga formando parte del ADN de la región", gobierne quien gobierne.

Una región que "no mira hacia otro lado" ante los problemas, como se ha hecho respecto al problema de la vivienda, poniendo a disposición de la ciudadanía más de 88 millones de euros en ayudas para rehabilitación o aquellas destinadas a la adquisición de viviendas para jóvenes en municipios de menos de 10.000 habitantes.

Por su parte, en materia cultural, Padilla ha reiterado el compromiso del Ejecutivo de Page para que "no se vulnere la libertad de los creadores ni se imponga la censura en los espacios culturales", como sucedía hace unos días en la localidad toledana de Quintanar de la Orden con el veto a una comedia teatral por parte del gobierno del PP y Vox. Censura contra la que ya se están buscando posibles medidas por parte del Gobierno regional, como avanzaba el consejero Amador Pastor, encaminadas a que las entidades que la ejerzan no puedan volver a solicitar subvenciones.

Junto a ello la consejera portavoz ha resaltado también el esfuerzo presupuestario, destinando 50 millones a cultura, el doble de lo presupuestado en 2015.

Esfuerzo que también se traslada al campo, con más de 460 millones de ayudas que han dado liquidez a los agricultores y ganaderos de la región, que se enfrentan a una nueva PAC que ha resultado "muy beneficiosa" para el sector, tras las negociaciones llevadas a cabo con el Ministerio de Agricultura por parte del presidente regional.

AGUA, ENERGÍA RENOVABLE Y DESPOBLACIÓN

Como también han sido importantes los "hitos y logros" alcanzados en materia de agua, consiguiendo que por primera vez se aplique el caudal ecológico mínimo dentro del plan hidrológico. Una defensa del Tajo "por encima de los intereses de otras regiones o cuencas" que ha abanderado el presidente García-Page, quien reclama "agua limpia con el que todos podamos prosperar". Materia en la que aún queda pendiente la modificación de las reglas de explotación del trasvase, que desde Castilla-La Mancha se viene reclamando con insistencia en los últimos meses.

Compromiso con el medio ambiente que también ha llevado a Castilla-La Mancha a ser líder en energías renovables, habiéndose instalado a lo largo de 2023 en la región el 40,5 por ciento del total del país, lo que ha supuesto una movilización de 978 millones y la generación de 4.000 puestos de trabajo, ha recalcado la portavoz regional.

Del mismo modo se ha referido a la apuesta por favorecer el desarrollo económico de las zonas en riesgo de despoblación, consiguiendo que hoy Castilla-La Mancha haya dejado de ser "una tierra de paso" para convertirse en "un lugar donde las personas quieren realizar sus proyectos de vida". Algo debido, en parte, a la Ley contra la Despoblación, que tras dos años en funcionamiento ha servido para "aumentar en 9.000 habitantes la población rural en la comunidad autónoma" y más de 80.000 personas han podido beneficiarse de las deducciones fiscales incluidas en el ley.

Medidas todas ellas que han llevado a Castilla-La Mancha a seguir avanzando "más rápido" que otras regiones, en medio de un complicado panorama político. Un contexto en el que los ciudadanos de la región volvían a apostar por la estabilidad y la moderación -ha recordado Padilla- dando su apoyo mayoritario al presidente Page.

"No obstante, somos conscientes de que hay gente que puede estar pasándolo mal y que ese esfuerzo que hemos hecho no ha sido suficiente para algunas personas", ha señalado. por ello "vamos a seguir trabajando, para no dejar a nadie atrás, porque para el gobierno del presidente Page lo primero son las personas".

Para ello se continuarán buscando "espacios de diálogo y de encuentro" que permitan seguir avanzando en derechos sociales, siendo siempre "referentes" en ello, "con espíritu de moderación, coherencia y concordia".

"Queremos seguir mejorando porque quedan muchas cosas por hacer, y queremos seguir siendo en 2024 el espejo en el que se miren otras comunidades autónomas", ha concluido la consejera portavoz.